La cuadrilla de hermanos de la Hermandad del Nazareno realizó ayer el único de los ensayos preparatorio que realizará de cara a portar el próximo Miércoles Santo a la Virgen de los Dolores de la Orden Seglar de los Siervos de María.

Un ensayo que sirvió para recordar el andar reposado y las maniobras propias que se realizan en este paso y que difieren en el andar de los pasos de la madrugada del Viernes Santo.

Algunas incorporaciones -pocas- en esta cuadrilla que mantiene casi en un noventa y cinco por ciento el mismo bloque que el pasado año no pudo, por las inclemencias meteorológicas, portar sobre sus hombros a la dolorosa Servita por las calles de San Fernando. (ISLAPASIÓN).

Galerías: