El domingo 2 de febrero tuvo lugar la procesión extraordinaria de Nuestra Señora del Rosario por las calles de Carrión de los Céspedes con motivo de la Festividad de la Presentación del Señor en el Templo en un año especial para la Corporación Carrionera ya que está conmemorando los 400 años de devoción al Rosario en Carrión de los Céspedes. Fue en 2012 cuando la Hermandad recuperó esta antigua tradición de procesionar a la Virgen en esta Festividad, una tradición que se mantiene cada cuatro años y en el año que coincide el día 2 de febrero en domingo, tal y como ha ocurrido este año.

Tras la Eucaristía en el Templo Parroquial de San Martín se iniciaba la procesión con la Banda de Cornetas y Tambores de Jesús Nazareno de Huelva y tras ella la imagen de San José que fue portado en andas y alumbrado por cuatro cirios blancos. San José portaba una cesta con dos pichones, rememorando la estampa vivida en Jerusalén hace más de dos mil años.

Nuestra Señora del Rosario procesionó sobre su paso de madera tallada y dorada y alumbrada por candelabros de guardabrisas de plata. Lució para la ocasión saya blanca bordada y manto blanco bordado de Juan Manuel Rodríguez Ojeda. En su mano izquierda sostuvo al Santísimo Niño que lucía batón blanco bordado, mientras en su mano derecha portaba un cirio y un ramillete de flores. Sobre sus sienes portó la corona de plata tras el robo producidos días atrás donde fue sustraída la corona de oro impuesta el 8 de octubre de 1944. Tras la Santísima Virgen del Rosario estuvo la Banda de la Oliva de Salteras.

Pasadas las tres y media de la tarde la Virgen del Rosario regresaba a su Templo de San Martín donde aguardará la llegada de un nuevo octubre para pasear por su pueblo que se engalana bellamente con motivo de sus populares fiestas. (ISLAPASIÓN).

Galerías: