La Santísima Virgen de Belén procesionó el pasado domingo 2 de febrero por las calles de Gines con motivo de la Festividad de la Purificación o de la Presentación de Jesús en el Templo.

Nuestra Señora de Belén es una imagen tallada en el siglo XVII, aunque pudo haber sido intervenida profundamente en el siglo XVIII. En esta ocasión lució manto y saya blanca sin bordar. Sobre sus sienes portó corona de plata y en su mano izquierda sostuvo al Divino Infante que lució batón blanco. En su mano derecha es característico que la Virgen de Belén porte una vela “rizá”.

La Virgen de Belén fue portada sobre paso de madera tallada, alumbrando a la bendita imagen varias piezas de candeleros, así como faroles en las esquinas delanteras y candelabros de cola en la trasera. La Banda de Música de Nuestra Señora del Sol puso sus sones tras la Patrona de Gines que como manda la tradición hizo su entrada en el Templo mirando hacia su interior rememorando la presentación de Jesús en el Templo.

El próximo Domingo de Resurrección la Virgen de Belén volverá a procesionar por las calles de su pueblo cerrando así la Semana Santa de Gines. (ISLAPASIÓN).

Galerías: