Vicente Ortells ha prestado juramento de su cargo como director de Cáritas Diocesana de Cádiz ante el obispo diocesano esta mañana en la sede del Obispado de Cádiz y Ceuta. Ortells ha estado acompañado de la directora saliente, María del Mar Manuz; el delegado Episcopal de Cáritas, Alfonso Gutiérrez; el vicario general de la Diócesis, Fernando Campos; el canciller, Cristóbal Flor, así como varios miembros de la dirección de Cáritas Diocesana de Cádiz.

Vicente Ortells, capitán de Navío, natural de La Coruña, es una persona muy conocida en la vida civil de nuestra diócesis. Su trayectoria en la Armada ha estado ligada a Cádiz desde hace años. En nuestra provincia ha ejercido como subdelegado de Defensa en Cádiz y delegado de Historia y Cultura Naval y Conservador del Museo Naval en San Fernando. Ortells ha sido además condecorado con Placa, Encomienda y Cruz de San Hermenegildo, así como 5 cruces al Mérito Naval con distintivo Blanco y Cruz del Mérito de la Guardia Civil. Casado, con tres hijos y dos nietos, Vicente Ortells posee unas firmes convicciones católicas traducida en numerosas ocasiones en una especial caridad con los más necesitados.

Durante la sencilla ceremonia el obispo diocesano, Mons. D. Rafael Zornoza, ha recordado la naturaleza y el trabajo de Cáritas y ha destacado que dirigir esta entidad en nuestra diócesis es un “gran honor pero también una gran responsabilidad”. Utilizando un símil marino, el obispo se ha dirigido al nuevo director afirmando que “espera que sea un buen timonel en esta travesía, no fácil seguramente, que le ha sido encomendada” y ha querido subrayar el agradecimiento por la aceptación de un encargo que lleva un testimonio y un trabajo muy grande.

Mons. Zornoza ha agradecido la entrega y el trabajo de María del Mar Manuz al frente de Cáritas en estos años y ha subrayado como Cáritas es “la fe en acción, no una simple labor social, sino el testimonio cristiano de la caridad que identifica a la Iglesia”.

Tras el juramento del nuevo director, María del Mar Manuz no ha podido evitar emocionarse en su agradecimiento a todos los que han trabajado con ella estos años. Manuz ha señalado que “me llevo mucho más de lo que he podido aportar. No ha sido fácil, pero todo lo que he aprendido estos años es una parte muy grande de mi vida espiritual que tengo que pensar y rezar ahora”. Asimismo, ha mostrado un agradecimiento especial al obispo diocesano, al delegado de Cáritas así como al equipo de personas que desarrollan su tarea desinteresadamente como voluntarios de Cáritas y se ha dirigido al nuevo director animándole en la nueva tarea que le ha sido encomendada.