La iglesia conventual de Nuestra Señora del Carmen acogió en la tarde de ayer a una gran cantidad de fieles que quisieron sumarse a los cultos de la Hermandad del Santo Entierro en los que se despedía al Santísimo Cristo Yacente antes de su restauración.

En la misma se repartieron unas estampas con la imagen del Señor y una oración especial para el día de ayer: ¡Oh Señor y redentor nuestro! Que por tu muerte y sepultura borraste la deshonra que pesaba sobre el género humano. Danos tu gracia poderosa para que, así como venciste a la muerte y al pecado, podamos vencer nosotros al enemigo de nuestra salvación.

Esta oración fue rezada junto al director espiritual por los hermanos y fieles del Santo Entierro al acabar la eucaristía frente al altar de los Titulares en el que será el último momento de culto público al Cristo Yacente antes de ser trasladado a Sevilla para su restauración por el isleño Pedro Enrique Manzano Beltrán. 

Según ha confirmado el Hermano Mayor del Santo Entierro, Manuel García, a ISLAPASIÓN, "El Señor será retirado del culto el lunes y se llevará a Sevilla a partir de las cuatro de la tarde. El Cristo Yacente será portado en un cajón forrado realizado para la ocasión con el que ya se llevara para su estudio previo al taller de Pedro Manzano".

La imagen del Santísimo Cristo Yacente será llevada a Sevilla por tres hermanos de la corporación: José Luis Cardoso Macías -colaborador de ISLAPASIÓN, vicepresidente de FOCOIS y hermano del Santo Entierro-, Cristobal Tamayo -mayordomo de la cofradía del Viernes Santo- y Manuel García como Hermano Mayor de la misma. (ISLAPASIÓN).