De nuevo las marchas interpretadas por la Agrupación Musical Virgen de las Lágrimas rozaron la máxima calificación en una nueva actuación en la capital sevillana. En esta ocasión fue en la tarde-noche de ayer acompañando a la Cruz de Mayo de la barriada de Pino Montano.

Era una ocasión especial puesto que se estrenaba una nueva parihuela para esta procesión que, entre otras cosas, sirve de cuna para los costaleros que lo serán en un futuro de los pasos de las cofradías sevillanas.

Como no podía ser de otra forma el banderín de la Agrupación se cubrió de un lazo negro en memoria de José Rodríguez Cortejosa. Los comentarios de los cofrades sevillanos fueron muy positivos y no se descarta que pueda salir una nueva contratación después de la actuación de ayer.

Entre el amplio repertorio sonó de nuevo la marcha "Islapasión" dedicada al décimo aniversario de esta página web y que como en ocasiones anteriores agradecemos a la Agrupación su interpretación. (ISLAPASIÓN).

Galerías: