Ayer, tras la celebración de la Función en honor a la Virgen de la Esperanza con motivo de su próxima onomástica, tuvo lugar en la Parroquia Vaticana y Castrense de San Francisco el Pregón a la Santísima Virgen que en este año tuvo a su cargo el isleño Juan José Castiñeiras Bustillo.

Antes del pregonero el también cofrade isleño Alejandro Jones Muñoz que dibujó en una paleta de distintas tonalidades la personalidad y vida del pregonero.

Ya en la disertación de Juan José Castiñeiras el inicio se centró en la muerte de Jesucristo en el Gólgota y el acompañamiento de la Santísima Virgen bajo el madero. De aquí el pregón siguió con la promesa a la Santísima Virgen de que no estaría sola con el mandato de llenar de ángeles su existencia y por tanto como metáfora de los que sostienen los varales de su paso de palio.

De aquí el pregonero repasó el acompañamiento a la Santísima Virgen en la noche del Jueves Santo para continuar con distintas visiones de la esperanza en los textos bíblicos. 

El texto continuó con una oración encomendada a todos los enfermos, con nombres propios, especialmente "a los de esa lacra maldita del signo del zodiaco". 

El pregón se remató con la vuelta a la Castrense de la cofradía en la noche del Jueves Santo cuando la Virgen de la Esperanza vuelve a estar junto al Cristo de la Expiración y la vuelta de los ángeles al cielo a la que denominó "su cuadrilla". 

Un pregón medido en el tiempo, con el arropo de los hermanos de la cofradía y con un pregonero que llenó el templo con su voz y temple. 

La Santísima Virgen de la Esperanza estará expuesta en devoto Besamano el próximo miércoles 18 de diciembre. (ISLAPASIÓN).

Galerías: