Los rocieros gaditanos iniciaron a primera hora de la mañana del martes su camino hacia Almonte para participar de la peregrinación de la Virgen del Rocío. Un número inferior al de anteriores ediciones que partió desde la parroquia de San José al finalizar la misa que a las ocho de la mañana presidió el obispo, Rafael Zornoza. 

Antes de abandonar la ciudad, los peregrinos se desplazaron hasta el casco histórico, para despedirse de la Patrona, la Virgen del Rosario. Después, rezaron el ángelus ante la virgen de María Auxiliadora en el colegio de Salesianos (en la feligresía de San José).

Después, la hermandad puso rumbo directo a Sanlúcar de Barrameda, donde tuvo lugar el almuerzo y los preparativos para cruzar el río y acceder al coto, entre las seis y las siete de la tarde. 

Del camino de este año destacan los estrenos que presentará la carreta del Simpecado que continua con su proceso de ejecución luciendo los nuevos arcos laterales traseros, con los remates de anclas, redes y campanillas característicos de esta carreta; así como las campanas que lucen en los cuatro arcos. Todo ello realizado por el taller de orfebrería Villarreal, de Sevilla. (ISLAPASIÓN).

Galerías: