La Virgen de los Desamparados regresó a su capilla en la noche de ayer en un rosario de antorchas. De esta forma la titular mariana de la cofradía del Viernes Santo regresa a su sede canónica tras estar una semana en la residencia de ancianos de San José en la que durante estos días se ha rezado diariamente junto a la Santísima Virgen.

La hermandad de los Desamparados quiere de esta forma seguir manteniendo la estrecha relación que la corporación tiene con la residencia de ancianos que limita con su capilla y el colegio del mismo nombre.

Los hermanos cargadores portaron la parihuela en la que se mostraba a la Virgen de los Desamparados que se situaba al final de un pequeño cortejo que se antecedía con la cruz parroquial de la hermandad. (ISLAPASIÓN)

Galerías: