No era un sábado de primavera y el pueblo de Sanlúcar la Mayor se congregaba alrededor de la coqueta Capilla del Dulce Nombre de Jesús la tarde del pasado 17 de agosto. Éste era un sábado distinto, un sábado agosteño en el que de nuevo la devoción a la Santísima Virgen de la Soledad se iba estar presente en cada rincón del pueblo de Sanlúcar la Mayor. Atrás queda aquel 15 de enero de 1569 cuando la Hermandad de la Soledad vio aprobada sus primeras reglas, han pasado 450 años  y el pueblo de Sanlúcar la Mayor lo ha celebrado con un Año Jubilar. 

A las nueve en punto tras rezar en el interior de la Capilla la sabatina que cada semana rezan sus hermanos se inició la gloriosa y extraordinaria procesión conmemorativa de este Año Jubilar. Largo fue el cortejo compuesto por numerosas Hermandades de penitencia y gloria de Sanlúcar la Mayor así como Hermandades de pueblos cercanos, también hermanos con cirio compusieron un cortejo donde las autoridades religiosas y municipales estuvieron acompañando a la Virgen de la Soledad.

Pasaban tan solo unos minutos de las nueve cuando el palio Virgen de la Soledad se levantaba en el interior de la Capilla para iniciar su paseo en esta noche agosteña. Nuestra Señora de la Soledad es una bella imagen mariana de autor desconocido fechada en el siglo XVII. Presenta la Santísima Virgen la mirada pronunciada hacia el lado izquierdo. 

Cada tarde de Sábado Santo la Santísima Virgen de la Soledad procesiona en su característico palio donde se nos presenta el techo del mismo pintado en el año 1921 por Rafael Blas Rodríguez. Las bambalinas son obra del Convento de Santa Isabel de Sevilla, así como de Piedad Muñoz, bordada entre los años 1961 y 1968. La orfebrería es obra de Villarreal. Todo el conjunto fue culminado en el año 1968. El manto de la Santísima Virgen de la Soledad es obra de Leopoldo Padilla aunque ampliado posteriormente por Piedad Muñoz. Para esta salida extraordinaria el exorno floral del paso de palio estuvo compuesto por nardos blancos en las esquinas y rosas de tonos rosáceos en las jarras laterales y delanteras.

Con gran solemnidad la Señora de la Soledad abandonada su Capilla bajo los sones la Banda Virgen de las Angustias de Sanlúcar la Mayor. Emotivo aplauso rompió la solemnidad del momento mientras reviraba. Los sones macarenos inundaron la calle Marquesa Viuda de Saltillo entre el fervor del pueblo de Sanlúcar la Mayor. 

Con paso firme, siempre de frente. la Virgen de la Soledad se adentraba en la calle concejal Jiménez Becerril para desembocar en la Plaza de la Virgen de los Reyes cuando las campanas del Templo de Santa María repicaban anunciando su llegada. Nuestra Señora de la Soledad se acercó hasta la puerta principal del templo para volver su mirada hacia el interior mientras se rezaba la salve. 

Numerosos fieles y cofrades contemplaron el bello discurrir de la dolorosa sanluqueña por las calles principales de la localidad. Tras abandonar y dejar atrás el Templo de Santa María la Virgen de la Soledad entro por la calle Huerto buscando la Capilla de la Virgen de la Encarnación donde de nuevo se rezaba la salve. Poco después la campana de la capilla de la Piedad anunciaba de nuevo la presencia de la Santísima Virgen en la plaza del Cristo de de la Humildad. La popular Hermandad de la Piedad tuvo el detalle de colocar en un altar su imagen titular, María Santísima de la Piedad, para recibir a la Santísima Virgen de la Soledad. 

La Hermandad de la Soledad quiso visitar este Año Jubilar en esta extraordinaria procesión conmemorativa de su 450 aniversario las capillas de las distintas hermandades sanluqueñas. Tras dejar atrás la Capilla de La Piedad la Virgen de la Soledad abandonada el casco histórico de Sanlúcar la Mayor para buscar  a una de las grandes devociones de la localidad, como es Nuestra Señora del Carmen rozando un nuevo día. En su discurrir la Virgen de la Soledad de la Soledad se acercaba hasta las puertas del Convento de San José de las Hermanas Carmelitas de nuevo en el centro histórico. Poco después llenaría de devoción las calles cercanas a su Capilla visitando  la Iglesia de San Eustaquio y la Capilla de Jesús Nazareno.

Ya de madrugada Nuestra Señora de la Soledad regresaba a su Capilla donde espera a numerosos devotos para rezarle o para pedir su intercesión. Esta Hermandad con cuatro siglos y medio de historia ha hecho de un sábado agosteño un Sábado Santo de gloria siendo esta extraordinaria y gloriosa procesión el momento más esperado por sus hermanos en este año glorioso y jubilar para la Hermandad de la Soledad de Sanlúcar la Mayor. (ARTESACRO)

Galerías: