Los distintos grupos de la Iglesia Mayor -con especial relevancia de las hermandades y cofradías que en este templo radican- organizaron en la mañana de ayer la procesión de enfermos e impedidos por la cual el párroco de la misma lleva la comunión a feligreses que por distintos motivos no pueden acudir al primer templo de la ciudad.

El cortejo -que salió minutos más tarde de las diez y media de la mañana- estuvo formado por una amplia representación de los distintos grupos parroquiales y con el acompañamiento musical de la Banda de Música de la Hermandad del Nazareno recorrieron gran parte de la feligresía de este templo.

Las personas que llevaban el palio de respeto iban parando en cada uno de los domicilios de los enfermos e impedidos dándose la circunstancia que cada vez que el sacerdote salía de repartir la comunión sonaba el himno nacional a cargo de la banda de música.

Cuerpo de acólitos y monaguillos no faltaron en este cortejo que cobró mayor solemnidad con la presencia de miembros de algunas de las hermandades con cirios formando dos filas que antecedían al palio de respeto. (ISLAPASIÓN).

Galerías:


Comentarios: