Más de medio siglo han tenido que esperar los gaditanos para que la Virgen del Rosario volviera a visitar al Nazareno de Santa María en un encuentro cargado de emotividad. Esta salida excepcional, la anterior fue en 1965, viene a conmemorar el 350 aniversario del Monasterio de la Piedad de la calle Montañés, sede de las concepcionistas franciscanas.

La iglesia de Santo Domingo celebró en la tarde de ayer, a las 19 horas, la Eucaristía. Posteriormente se llevó a cabo el traslado de la imagen de la Virgen del Rosario, que ha vestido el terno que habitualmente luce en el día de su festividad y la medalla de oro de la ciudad de Cádiz, hacia el monasterio de Santa María.

Antonio Ramírez Durán, cargador y hermano de la archicofradía del Rosario y capataz del palio de María Santísima de los Dolores del Nazareno de Santa María y Nuestra Señora de la Soledad de Vera-Cruz, ha tenido a su cargo las órdenes en la parihuela de la Patrona desde Santo Domingo hasta el templo del Regidor Perpetuo para propiciar una estampa memorable al coincidir la Patrona, el "Greñúo" y María Santísima de los Dolores.

Hoy la Virgen del Rosario dejará Santa María con una procesión que la trasladará hasta el convento de la calle Montañés tras la misa que tradicionalmente celebra la hermandad de las 20.00 horas. El recorrido en esta ocasión será: Santa María, Jabonería, San Juan de Dios, Marqués de Cádiz, Ruiz de Bustamante, Cobos, Manzanares, Santo Cristo, Plaza de Candelaría y Montañés. En la iglesia de las Descalzas las religiosas recibirán a la Virgen del Rosario.

El domingo la Regidora Perpetua de Cádiz regresará a su templo para volver a salir en procesión, esta vez el sábado 22, para su traslado a Catedral y participar el domingo en el Corpus. (ISLAPASIÓN).

Galerías: