Como es tradicional los peregrinos de la Hermandad del Rocío de San Fernando llegaron ayer, en la primera de las noches del camino, a la playa de las Piletas en Sanlúcar de Barrameda donde se encontraron con los rocieros de la Hermandad de Ceuta. 

Allí se colocó el Simpecado en la carreta y tras la cena de confraternidad entre los romeros isleños se rezó el Rosario ante el Simpecado que este año estuvo acompañado por el Obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Monseñor Rafael Zornoza Boy. 

Además de los peregrinos isleños son algunos los isleños que año tras año se acercan a este momento, el último antes del embarque que tendrá lugar esta mañana en Bajo de Guía.

Tras el rezo del Santo Rosario los cantes por sevillanas junto a una guitarra marcaron el final de la primera jornada. (ISLAPASIÓN).

Galerías: