La familia lasaliana de la Bahía de Cádiz ha venido celebrando durante toda la semana distintos actos conmemorativos del 300 aniversario de la muerte de San Juan Bautista de La Salle.

En la jornada de ayer se vivió uno de los principales actos de esta celebración con la procesión que daba comienzo a las seis de la tarde desde la iglesia parroquial de La Palma. Una procesión de alabanza en honor de este santo presidida por la imagen que se venera en la Santa Iglesia Catedral, realizada por el escultor cántabro Víctor de los Ríos Campos en 1952 y restaurada por Fabián Pérez Pacheco, de la empresa Ars Nova, en 2017. La remodelada talla volvió a la seo gaditana en mayo de ese año después de ser restaurada.

El cortejo recorrió varias calles del casco histórico, recogiéndose a las 21.30 en la iglesia de la Merced y visitando a las 18.30 la iglesia de San Lorenzo. El itinerario que recorrió esta procesión compuesta por representaciones de distintos centros escolares lasalianos fue: calle La Palma, Cristo de la Misericordia, Martínez Campos, Rosa, Sagasta, parroquia de San Lorenzo, Hospital de Mujeres, Libertad, plaza de las Flores, Compañía, plaza de Pío XII, Pelota, plaza de San Juan de Dios, San Juan de Dios, Jesús de la Sentencia, plaza de las Canastas, Merced y recogida en el templo mercedario.

El paso, en cuyo frontal se pudo observar una reliquia de San Juan Bautista de La Salle, es el que porta a la Virgen del Buen Fin y que fue sido cedido por la cofradía de la Sentencia, una de las hermandades colaboradoras en la procesión junto a La Palma y Afligidos. La cofradía de la Piedad prestó los faroles del paso, que estuvo comandada por el capataz Manuel de la Jara Rodríguez. La fiscalía del cortejo correspondió a José Carlos Rodríguez Bocanegra, Cándido Romero Domínguez y José Antonio Quiñones Sande, organizando el cuerpo de acólitos Virginia Abad. El exorno floral fue realizado por Manuel Rosety Pecino y el acompañamiento musical estuvo a cargo de la Agrupación Ecce Mater de Cádiz. (ISLAPASIÓN).

Galerías: