La tarde del Miércoles Santo ya se había quedado huérfana de dos cofradías con las decisiones de Gran Poder y Vera-Cruz. Las últimas esperanzas quedaban puestas en la decisión de la Orden Seglar de los Siervos de María -Servitas- que también, antes del rezo de la Corona Dolorosa, decidieron no realizar su estación de penitencia debido a la alta probabilidad de lluvia en las próximas horas.

Para ello tras el rezo y el comunicado oficial a los hermanos allí presentes se trasladó el paso de templete de la Virgen de los Dolores hasta el centro del presbiterio dejando al Santísimo Cristo de la Buena Muerte a sus pies. 

De esta manera la jornada del Miércoles Santo concluía minutos después de las seis de la tarde con la decisión de no salir de las tres hermandades. De nuevo, como en 2013, un Miércoles Santo en blanco. (ISLAPASIÓN).

Galerías: