El Sábado de Pasión finalizó en La Isla, en lo que a acto de culto se refiere, con la celebración del Vía-Crucis presidido por el Santísimo Cristo de la Sangre por las calles de la feligresía de su capilla.

Portado sobre una parihuela por miembros de la cuadrilla de hermanos cargadores de la hermandad, el Santísimo Cristo de la Sangre cerró -sin tener que mirar al cielo- una Cuaresma completa de actos y que ya ven, en pocas horas, el inicio de una nueva Semana Santa.

Al llegar a la capilla de los Desamparados el Santísimo Cristo de la Sangre fue entronizado en su paso procesional a la espera de un nuevo Viernes Santo. (ISLAPASIÓN).

Galerías: