De nuevo, un año más, Jesús Nazareno congregó en la noche del Viernes de Dolores a una gran cantidad de devotos, fieles y hermanos de la corporación de la madrugada del Viernes Santo en uno de los actos más significativos de la Cuaresma en San Fernando: el Vía-Crucis presdido por el Regidor Perpetuo de nuestra ciudad.

Con túnica lisa y potencias plateadas volvió a salir -esta vez a las nueve de la noche- a las calles del centro de la ciudad ante una gran cantidad de público que lo esperaba en la Plaza de la Iglesia. 

Tras el Vía-Crucis Jesús Nazareno fue entronizado en su paso procesional una vez se le cambió la túnica vistiendo ya la nueva bordada tras el traslado de su paso procesional. (ISLAPASIÓN).

Galerías: