El Cristo de la Expiración volvió a su cita como cada Viernes de Dolores. Portado sobre los hombros de sus hermanos recorrió parte de la feligresía de San Francisco -incluida la Alameda Moreno de Guerra- presidió el Vía-Crucis con el que finaliza el tiempo de preparación a la Semana Santa en la Vaticana y Castrense de San Francisco.

También lo portaron miembros de la JCC que lo llevarán sobre sus hombros el próximo Jueves Santo en su salida procesional y estuvo arropado también de un buen número de fieles, hermanos y devotos a pesar del fuerte viento de Levante que azotaba la zona.

El pregonero de la Semana Santa de San Fernando del presente año, Juan Carlos Muñoz Rivero, portó al Cristo y tuvo el honor de realizar la última meditación cuando el Cristo de la Expiración llegó a San Francisco en los momentos previos a ser entronizado sobre su paso procesional. (ISLAPASIÓN).

Galerías: