El cortejo de la Hermandad de Bondad y Misericordia, integrado por alrededor de noventa nazarenos y medio centenar de monaguillos, salió a las cinco y media de la tarde de la Victoria.

El Señor de Bondad y Misericordia -vestido en tonalidades cremas- estrenó la carpintería de su nuevo paso, uno de los de mayores dimensiones de la Semana Santa de Jerez, con diez trabajaderas y cincuenta costaleros. 

Si se pudieron admirar ya tallados los candelabros de guardabrisas, con codales rojo sacramental, a los que se uní en la misma tonalidad un friso de claveles como único exorno floral.

Jesús Sánchez Lineros repitió como capataz, acompasando el caminar de la imagen de Ana Rey la Agrupación Musical San Juan. La cofradía tomó por Ancha para posteriormente subir Taxdirt, acceder al Hospital San Juan Grande y buscar el entorno de Juan XXIII y Eduardo Delage.

Precisamente uno de los momentos más emotivos de la jornada tuvo lugar ante la parroquia de San Juan de Dios -la casa del Señor de Bondad y Misericordia- donde se rezó una oración. Luego llegaría el momento de buscar el centro y la capilla de San Juan de Letrán, donde se hizo la estación de penitencia.

Los hermanos de Bondad y Misericordia miran a un futuro que plantea en 2020 la posibilidad de salir desde San Juan de Dios por lo que esta jornada del Jueves de Pasión se dejaría atrás para pasar al Sábado de Pasión. El tiempo proveerá. De momento Bondad y Misericordia abriendo en el Jueves de Pasión una nueva Semana Santa en Jerez. (ISLAPASIÓN).

Galerías: