Tras el Besapiés al Santísimo Cristo de la Vera-Cruz en la jornada del Domingo de Pasión y sin solución de continuidad los cofrades del Miércoles Santo del barrio del Santo Cristo despejaban el interior de la capilla para la llegada del paso de misterio.

Con este traslado finalizaba una completa jornada que había comenzado algunas horas antes con el traslado, el primero, del paso de palio de la Virgen de los Dolores de la Hermandad del Nazareno.

Los cargadores de la asociación de Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC) portaron desde la casa de hermandad de la Hermandad de las Tres Caídas hasta la capilla este portentoso paso de misterio en el que ya trabajan los cofrades cruceros de cara a un nuevo Miércoles Santo. (ISLAPASIÓN).

Galerías: