La Junta de Gobierno de la Hermandad de Humildad y Paciencia decidió en el mediodía de ayer suspender el rezo del Vía Crucis por las calles de la feligresía debido a la probabilidad de lluvia que se manejaba en esos momentos para las nueve de la noche; hora de inicio del acto de culto público.

Finalmente no llovió pero el Vía Crucis presidido por el Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia se celebró -por segundo año- en el interior del templo de San Servando y San Germán.

Se ganó en respeto ante el rezo de las distintas estaciones pero se perdieron las imágenes del paso del Titular cristífero de esta corporación por las calles del barrio de la Ardila. (ISLAPASIÓN).

Galerías: