Sol radiante y alta temperatura para la mañana de hoy en la que los cofrades de la Hermandad de los Afligidos celebraron la fecha exacta en la que se cumplía el 75 aniversario fundacional de la cofradía del Lunes Santo.

Aquel 11 de mayo fue jueves y el Padre Franco se reunía con un grupo de su alumnado con la idea de hacerle una hermandad a una pequeña imagen que se veneraba en la capilla de la Vera Cruz con el nombre de Jesús de los Afligidos. 

Y tras 75 años llega otro 11 de mayo, esta vez domingo, sirvió para conmemorar el inicio de esta corporación mediante un Solemne Pontifical que dejó pequeño el templo del Santo Cristo incluso tras instalar sillas adiccionales.

Sobre las once y media de la mañana comenzaban a llegar las distintas representaciones civiles y militares al templo del barrio del Cristo incluyendo la del Oficial General que representó a la Armada y el propio alcalde de la ciudad, José Loaiza García.

Todos los máximos representantes esperaban en la puerta principal del templo a la que llegó el Cardenal Amigo Vallejo que fue recibido por el Hermano Mayor de los Afligidos, Manuel Muñoz Rivero, quien le entregó su vara al  Cardenal para la entrada solemne.

Ya en el dintel de entrada al templo el Presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías, José Manuel Rivera Barrera, saludó al Cardenal antes de la recepción por parte del párroco del Santo Cristo, Rvdo. P. Rafael Pinto, quien ofreció a Amigo Vallejo el hisopo con el acetre así como la reliquia del Lignum Crucis.

Una vez realizado este momento de recepción al Cardenal emérito de Sevilla la comitiva entró en el templo en el que se interpretaba el himno universitario, el famoso Gaudeamus Igitur, por parte de la Coral Logar de la Puente que acompañó musicalmente a esta celebración.

Tras la meditación ante el Sagrario el Cardenal junto a las máximas autoridades accedieron a la zona de usos comunes de la Parroquia para la firma en el Libro de honor de la cofradía del Lunes Santo un acto en el que estuvo presente la Junta de Gobierno de la hermandad así como varios colaboradores de la misma.

Tras la firma el Hermano Mayor de los Afligidos entregó varios detalles en forma de gratitud al Cardenal: un cuadro en el que se representa la historia de la hermandad y el bolígrafo especialmente diseñado con el que el Cardenal había firmado en el libro de la cofradía.

Ya finalizado todo este acto de protocolo se comenzó a preparar el Pontifical que tuvo una procesión de entrada desde el exterior del templo primero de los cargos de la Junta de Gobierno seguido de la comitiva eclesiástica presidida por el propio Cardenal al que acompañaron varios sacerdotes entre ellos el arcipreste de la ciudad y hermano de esta corporación, Rvdo. P. Alfonso Gutiérrez Estudillo.

La ceremonia se desarrolló con la solemnidad que la Hermandad de los Afligidos imprime a todos los actos que celebra y en la que destacó la homilía del Cardenal Amigo Vallejo en la que quiso subrayar la importancia de la pertenencia a esta cofradía y la labor que sus hermanos vienen realizando desde su fundación. También quiso recordar su participación hace 25 años en la celebración del 50 aniversario fundacional y animó a seguir con la labor realizada.

Tras la oración después de la comunión el Hermano Mayor dirigió unas breves palabras y se procedió al acto-homenaje a los hermanos fundadores con la entrega de medallas conmemorativas del 75 aniversario fundacional. Las mismas fueron bendecidas y entregadas por el  Cardenal a Marcelo Franco -sobrino del sacerdote y promotor de la fundación de esta cofradía-, Pilar Moreno Salazar -sobrina del sacerdote Luis Moreno García de la Herrán-, Ana Molina Olmo -viuda de Benito Rodríguez Pastoriza-, María del Carmen Fernández Román -viuda de Antonio Rivera-, Teresa Calderón Castellano -viuda de José Cruz Ruiz-, Luis Zaragoza Ruiz -hermano de Adolfo Zaragoza Ruiz-, Mercedes Fernández Oanes -hermana de Alejandro Fernández Oanes-, Sebastián Maura Rivero -hijo de Sebastián Maura Gutiérrez-, Fernando Rodríguez Moreno -hijo de Fernando Rodríguez Viaña-, así como a los hermanos fundadores presentes: Eugenio Baturone Linares, José Luis Caos y Alfonso Domínguez Trigo.

Tras entregar las mismas el propio hermano fundador, Alfonso Domínguez Trigo, dirigió unas breves palabras a los asistentes en la que recordó los momentos en los que se fundó la cofradía así como la "terquedad" con la que actuaron en aquellos momentos para conseguir fundar la cofradía que ahora se puede ver.

Las palabras de despedida del Cardenal -que quiso hacer un guiño y anunciar como sería una posible celebración del centenario de la hermandad- sirvieron para dar paso a las fotos de familia y la despedida de la comitiva en una jornada histórica en el seno de la cofradía de los Afligidos y de las hermandades de la ciudad. (ISLAPASIÓN). 

Galerías: