Tras la eucaristía de las siete y media de la tarde se abrían las puertas de la Iglesia de la Sagrada Familia para que el cortejo que antecedía a la parihuela de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas comenzara su caminar por las calles de la feligresía del barrio de la Bazán.

El cortejo se abría con la cruz parroquial acompañada de luz y seguida de hermanos -entre ellos muchos cargadores- que antecedían al bacalao de la hermandad junto a la Junta de Gobierno de la corporación.

El director espiritual de la hermandad realizó la primera de las estaciones en el interior del templo. El cortejo fue recorriendo las calles del barrio en los que la Cruz de Guía de la hermandad servía para señalar cada una de las estaciones del Vía-Crucis.

Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas fue portado por miembros de la cuadrilla de hermanos cargadores y lucía túnica morada lisa. (ISLAPASIÓN).

Galerías: