La Hermandad de Afligidos comenzó en la noche de hoy el ciclo de conferencias que con motivo de la celebración del 75 aniversario fundacional de la cofradía va a desarrollar en las próximas semanas en los salones parroquiales del Santo Cristo.

La primera de estas ha estado a cargo del Catedrático de Historia Moderna en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cádiz, Manuel Bustos Rodríguez.

El acto comenzó con el rezo dirigido por parte del director espiritual de la cofradía del Lunes Santo y párroco del Santo Cristo, Rvdo. P. Rafael Pinto Vega, quien cedió la palabra al Hermano Mayor de los Afligidos, Manuel Muñoz Rivero, quien hizo una presentación del conferenciante centrada en su extensa y dilatada carrera académica y sus numerosas publicaciones y ponencias.

Bustos Rodríguez comenzó en su intervención agradeciendo a los presentes su presencia y en especial al colaborador en la sección de opinión de ISLAPASIÓN, José Juan Díaz Rodríguez, compañero del ponente en la facultad anteriormente citada.

Aunque en un primer momento la conferencia estaba prevista que versara sobre el Concilio Vaticano II, Manuel Bustos quiso enfocarla a las consecuencias del citado Concilio hasta nuestros días, más exactamente hasta el nombramiento del Papa Francisco.

Como acostumbra el profesor Bustos hizo de su intervención una clase magistral en la que más que de aspectos puramente históricos realizó un análisis sociológico que encandiló a un público ávido de escuchar las siempre acertadas afirmaciones de alguien que controla una materia a la perfección.

Su análisis de la sociedad española e internacional en el momento de finalizar el Concilio Vaticano II dio paso a un comentario crítico sobre la doctrina de la Iglesia a la que comparó con los ladrillos que forman una torre "Todos son importantes y si alguno se varía o elimina da paso a fracturas y a que la configuración de la torre no sea la misma" en clara alusión a la petición de algunos sectores de modernización o variación de los valores esenciales de la Iglesia Católica a favor de una "adaptación a los tiempos".

No faltaron los apuntes hacia lo que Juan Pablo II denominó "la cultura de la muerte" y la importancia de los centros educativos católicos como sistemas de difusión del mensaje presente en el catecismo.

Tras un dilatado turno de preguntas el Hermano Mayor de Afligidos quiso hacerle entrega de un detalle con motivo de esta colaboración consistente por una parte en el grabado conmemorativo de la efemérides y por otro de una pluma en referencia a la faceta de producción literaria del confereciante.

La Hermandad insistió en el próximo acto de este programa y que llevará el próximo domingo a partir de las 12 del mediodía al Ponfitical de acción de gracias presidido por el Cardenal Amigo Vallejo. (ISLAPASIÓN).

Galerías: