El calendario no lo dice así pero ya podemos tocar la Cuaresma. Hoy ha sido uno de esos días que si no nos dice el calendario lo contrario diríamos que estamos inmersos de lleno en esos días de espera para la Semana Santa.

Con la luz apagada de la Iglesia Mayor. El órgano resonando en marchas. Los cirios iluminando el camino hasta el altar mayor. Y Jesús Cuativo y Rescatado sobre su parihuela.

Estampa de Cuaresma que el inicio de marzo nos regala como adelanto y que hoy ha servido de estampa, de anuncio, como los que ya se presentan, para decirnos que en menos que nos demos cuenta estaremos en los días grandes.

Jesús Cautivo y Rescatado ha sido trasladado esta noche con toda la solemnidad que el acto requiere hasta su altar de Quinario. El martes darán comienzo estos cultos que culminarán con la Solemne Función Principal el domingo. Y antes, como otro anticipo, el Vía-Crucis en la noche del jueves y el Besapié el viernes.

No es Cuaresma, pero no hace falta. La Isla más cofrade ha llevado hoy a Jesús Cautivo a su altar. Comienza la cuenta atrás más esperada. (ISLAPASIÓN).

Galerías: