Finalizó el descanso por Navidad y las formaciones musicales vuelven a los ensayos. Ya el objetivo de todas y cada una de ellas es claro: Cuaresma y Semana Santa. Y para ello se desempolvan las partituras de marchas y se comienzan a montar algunas de las que serán de estreno en las próximas semanas.

Uno de los casos de esta vuelta a los ensayos es la de la Agrupación Musical "Lágrimas de Dolores" que marca en este 2019 un nuevo año de objetivos para una formación musical que no quiere marcarse límites concretos pero tampoco se conforma con lo obtenido en estos años de trabajo.

Tras la dura noticia del pasado mes de diciembre del fallecimiento de uno de sus componentes la vuelta a los ensayos se hace también un poco más dura. Pero las ganas por demostrar su potencial musical superan cualquier obstáculo.

Y así lo hacen cada noche en el Polígono Fadricas en donde tienen su local aunque en noches de enero, si el tiempo lo permiten, prefieren ensayar en las inmediaciones del mismo, en la calle, donde de verdad se puede demostrar su potencial musical. 

Y combaten el frío con marchas. Las que han marcado una seña de identidad en esta agrupación musical y que son reconocidas y aclamadas fuera también de nuestras fronteras locales. 

Ayer, nos colamos por un momento en su ensayo, en el que preparan ya el concierto del próximo 3 de febrero en el Parque Almirante Laulhé organizado por la Hermandad del Nazareno. (ISLAPASIÓN).