Esta tarde los cofrades de Servitas han trasladado el templete -obra de Manuel Guzmán Bejarano- que cada Miércoles Santo alberga a la Virgen de los Dolores para una necesaria restauración.

La misma será llevada a cabo por el carpintero Enrique Gonzálvez que es quien realiza los trabajos de carpintería para el tallista Manuel Oliva a quien desde el pasado año se le encarga las labores de talla de este paso tras abandonar los Servitas el proyecto con el sevillano Manuel Guzmán Fernández.

La restauración consistirá en un cambio de pernos de las columnas y la colocación de unas pletinas en la parte inferior para la cogida con el paso así como una restauración propiamente dicha (limpieza y barnizado) de la base del templete. (ISLAPASIÓN).

Galerías: