Hoy, a las once de la mañana, los hermanos de San José estaban citados en la Iglesia Mayor Parroquial a participar en la Solemne Función del Voto que desde 1800, un compromiso que contrajo el Consistorio isleño en agradecimiento a San José por la erradicación de la fiebre amarilla que tantos muertos costó a la entonces villa de la Isla de León. 

Además de los hermanos de San José también estaban llamados a participar de esta eucaristía las representaciones de hermandades y cofradías -con el Consejo de Hermandades al frente-, las asociaciones vinculadas con la Esclavitud de San José y especialmente la Corporación Municipal en un acto litúrgico en el que, como decíamos, se renueva el Voto de la ciudad de San Fernando al Patrón San José.

En esta Función la Corporación Municipal acude, cada año, bajo mazas, algo que no ocurrió en este 2018 como tampoco sucedió que la misma estuviera encabezada por el alcalde, en este caso alcaldesa, de la Ciudad. Patricia Cavada, alegando compromisos con la jornada electoral, no acudió a esta cita, como tampoco lo hicieron la gran mayoría de los componentes de la Corporación Municipal ya que de los mismos solo acudieron dos; el primer teniente de alcaldía Francisco Romero y el concejal del Partido Popular Daniel Nieto.

Las diferencias con años anteriores no solo quedaron en el número y forma en la representación municipal sino que tampoco se hizo lectura, como es costumbre, del texto votivo que la ciudad renueva cada año en la voz de su máxima representación que hace lectura al documento. Aún asistiendo una representación de la Corporación Municipal este año no se llevó a cabo la tradición por expresa decisión de la Junta de Gobierno al no estar presente la alcaldesa Patricia Cavada.

Además de estos hechos la celebración eucarística estuvo presidida por el Rvdo. Padre Felipe Ortuno Marchante, Comendador de la Orden de la Merced en Jerez de la Frontera, y participando el Coro San Juan de la Cruz como acompañamiento musical de una eucaristía como viene siendo habitual -aquí si se cumplió la tradición- marcada por un exquisito celo por parte de sus organizadores en lo que a la liturgia se refiere. 

Tras la misa se llevó a cabo la clausura del Besamano a San José por parte de las autoridades, hermanos y fieles que acudieron en este primer domingo de Adviento a renovar el Voto de la Ciudad con San José, en una jornada marcada por los comicios electorales autonómicos. (ISLAPASIÓN).

Galerías: