El Obispado de Cádiz y Ceuta ha anunciado hoy que los sacerdotes José Carlos Muñoz, Jesús Guerrero y Juan José del Junco, han recibido la distinción papal -como Prelados de honor de su Santidad- por su vida de entrega en la iglesia a la que han servido fielmente durante decenios.

Jesús Guerrero Amores, natural de Los Barrios, fue ordenado el  20 de enero de 1968 en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Palma (Algeciras) por Mons. Añoveros. Doctor en Teología por la Universidad de Navarra, su ministerio sacerdotal se ha repartido entre la zona del campo de Gibraltar y la Bahía de Cádiz.

Fue Coadjutor de las parroquias de Santa María Micaela de Algeciras, el Divino Salvador de Vejer de la Frontera y La Inmaculada de La Línea.

En la localidad linense fue Párroco de San Pedro Apóstol y Administrador de San Pío X. en 1998 se traslada a la localidad de San Fernando como Párroco de San Pedro y San Pablo. Ejerció como Arcipreste de San Fernando en los primeros años del siglo XXI. A esta localidad sigue ligado como párroco emérito de la Parroquia. San Pedro y San Pablo. Hace apenas dos años fue nombrado Canónigo Honorario S.A.I. Catedral de Cádiz.

Igualmente han sido nombrados con esta distinción papal el padre José Carlos Muñoz García y el padre Juan José del Junco Domenech.

El padre José Carlos Muñoz García, gaditano, recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1960 también de manos de Mons. D. Tomás Gutiérrez, en la S.A.I. Catedral de Cádiz. Muy ligado al gobierno diocesano, su ministerio sacerdotal se ha centrado especialmente en Cádiz, con un breve paso por Algeciras como Coadjutor de la Parroquia de Ntra. Sra. de la Palma. Ya en la capital, el P. José Carlos Muñoz, ejerció como Capellán del Colegio Sagrada Familia (Cádiz), Secretario de Estudios del Seminario Diocesano y Capellán de las Reparadoras.

Fue nombrado Canónigo en 1969 y, de 1971 a 1995 fue Canciller de la Curia Diocesana de Cádiz. Asimismo, fue el Delegado Episcopal para el XLV Congreso Eucarístico Internacional y Secretario Particular de Monseñor Antonio Ceballos Atienza. Actualmente jubilado, reside en Algeciras.

Por último, el padre Juan José del Junco Domenech, natural de Santa Cruz de Tenerife, pero residente en Cádiz desde niño recibió la ordenación sacerdotal el 25 de junio de 1950 por Mons. D. Tomás Gutiérrez, en la Parroquia de San Antonio de Cádiz. En su largo ministerio sacerdotal ha pasado por la Parroquia de San Francisco de San Fernando, y especialmente en la Línea de la Concepción, lugar en el que reside al que atiende pastoralmente desde 1951. En la localidad linense ha estado ligado a las parroquias del Sagrado Corazón y la inmaculada y fue arcipreste de la zona durante dos decenios. Actualmente Adscrito a la Parroquia de La Inmaculada, es un sacerdote muy querido por los linenses.

El Prelado de Honor es un título honorífico que se le da por una concesión especial de la Santa Sede a los presbíteros. Normalmente, se concede a petición del obispo de la diócesis para los sacerdotes considerados meritorios. Desde 2014, esta distinción sólo puede concederse a sacerdotes mayores de 65 años.

Los sacerdotes recibirán esta distinción en la comida fraterna de Navidad del clero diocesano que se celebrará el próximo 19 de diciembre. (ISLAPASIÓN).