Como ya es tradicional en la cofradía de la Madrugada del Viernes Santo, coincidiendo con el inicio del mes de los difuntos, la bendita imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de Jerez de la Frontera permaneció durante la jornada del pasado 1 de noviembre en solemne ceremonia de besapiés en la Iglesia Parroquial de Santiago el Real y de Refugio, sede canónica de la corporación que preside Pedro Barea. (ISLAPASIÓN).

Galerías: