La Viña volvió a vivir su día grande con la salida de la Virgen de la Palma como cada 1 de noviembre, cuyo procesionar por las calles del barrio ha sido el colofón a una intensa jornada cofrade organizada por la Archicofradía así como del tiempo de Glorias en la capital gaditana.

La jornada se inició muy temprano con la misa en el templo palmero, a su vez preámbulo de la tradicional bendición de las aguas caleteras. 

A las 17:30 horas se ponía en la calle el simpecado histórico de la Hermandad viñera, abriendo un extenso cortejo de cofrades y vecinos del barrio.El paso de la Santísima Virgen presentaba unos respiraderos en metal plateado, presididos por la imagen de la Virgen de las Penas, titular de la Hermandad, con peana de igual metal.

La procesión transcurrió por las calles Virgen de la Palma, San Félix, Corralón, Trinidad, Rosa, Diego Arias, Encarnación,  Torre, Rosa, Pastora, Plaza Pinto, Paco Alba, Paz, José Cubiles, Cristo de la Misericordia para volver a su templo en la calle que lleva su propio nombre, virgen de la Palma. 

El paso iba exornado con nardos, rosas y gladiolos blancos. La banda de música Julián Cerdán de Sanlúcar de Barrameda acompañó a la Virgen en su discurrir como viene siendo habitual en los últimos años. El paso de la Virgen ha sido portado por la cuadrilla de cargadores dirigida por Antonio Valero. (ISLAPASIÓN).

Galerías: