Alegría, inmensa alegría la que me produjo el reciente nombramiento de Juan Carlos Muñoz Rivero como pregonero de la Semana Santa de2019.

Alegría, como digo, pero no sorpresa pues por sus destacadas dotes para la escritura, su nombre se barajaba como candidato desde hacía ya bastante tiempo. Pero las circunstancias de, primero, ostentar su padre el cargo de presidente del Consejo de Hermandades y luego por pertenecer el propio Juan Carlos al mismo organismo cofrade, no lo habían hechoposible.

Es ahora cuando ha recibido esa llamada tan esperada y que te cambia la vida por unos meses. A unos nos pudo haber llegado demasiado pronto; a otros quizás tarde; pero a él le ha llegado en el momento justo y oportuno ya que en su persona se conjugan la experiencia de toda una vida activa en esto de las hermandades y la ilusión todavía juvenil de seguir trabajando por algo que le sigue apasionando a pesar de todo.

Además, con su nombramiento se va a dar la curiosa circunstancia de que será la primera vez en San Fernando que un padre y un hijo compartan el honor de pregonar la Semana Santa. En este caso se cumple el conocido dicho de que “de tal palo tal astilla”. De un gran cofrade, Manolo Muñoz,  otro gran cofrade, Juan Carlos. Qué mejor ejemplo que éste de la más genuina tradición cofrade que se conoce y que no es otra que la tradición familiar.

Conozco al pregonero desde hace ya tres décadas y he compartido con él años tanto en el Grupo Joven como en la Junta de Gobierno de nuestra hermandad de los Estudiantes, donde hemos vivido de todo. Por  eso puedo decir que hemos crecido juntos en la fe cofrade y en la vida. Se, por tanto, las muchas virtudes que atesora, sus amplios conocimientos cofrades y litúrgicos y la forma en la que vive y siente este mundo, pudiendo afirmar que es un auténtico “picao” de las cofradías en su mejor sentido de  la palabra. Por tanto estoy convencido de que no nos va a defraudar cuando tome la palabra desde el atril del Real Teatro Las Cortes el próximo Domingo de Pasión y que su pregón quedará para elrecuerdo.

Solo me queda felicitar al Consejo por tan brillante elección y,por supuesto, al pregonero, al que como antecesor en el cargo hace ya 20 años, le aconsejo que disfrute cada día de los meses que le quedan hasta llegar a ese día tan señalado en el que la palabra de la Isla cofrade será la suya.