Ya el pasado año la Hermandad del Nazareno llevó a efecto el cambio en sus reglas y pasó de celebrar un rosario de aurora en el mes de mayo a un rosario de antorchas en el mes de septiembre coincidiendo con la festividad de los Dolores.

Aunque en el 2017 este acto tuviera un carácter extraordinario -por englobarse dentro del programa del 250 aniversario- ya en este 2018 pasa a su programación ordinaria y se lleva a cabo en la jornada del 15 de septiembre.

Minutos después de las nueve de la noche -tras la celebración en la Iglesia Mayor de la Función de los Servitas- el cortejo formado por hermanos y fieles que antecedía a la parihuela de la Santísima Virgen comenzaba a discurrir por la Plaza de la Iglesia.

La Virgen de los Dolores exquisitamente ataviada recorría un itinerario que se cambió en la misma jornada y que la hermandad se vio obligada a volver a cambiar -en su última calle- por la no retirada por parte del Ayuntamiento de San Fernando de unos bombos de basura que obstaculizaban el paso en el callejón de la Soledad.

También este acto de culto público se vio obligado a retrasar su llegada a la Iglesia Mayor puesto que la misa que se celebraba -de las Comunidades Neocatecumenales- no había finalizado a las once de la noche; hora prevista para la entrada de la Virgen de nuevo en el primer templo de la ciudad.

Este rosario de antorchas antecede a los cultos a la Santísima Virgen que se celebrarán en el último fin de semana de septiembre incluyendo el Pregón a la Virgen de los Dolores que este año estará a cargo de Domingo Muñoz Benzo. (ISLAPASIÓN).

Galerías: