Cuando llega cada 8 de septiembre en Chipiona, con todos los fieles devotos de la Virgen de Regla, venidos desde distintos puntos de Andalucía y con los que aún disfrutan de sus vacaciones en nuestras playas, este año por caer la Fiesta de la Natividad de la Virgen en fin de semana se ha vivido multitudinariamente el desfile procesional de la Virgen de Regla, patrona de la localidad gaditana.

Chipiona, llegado este día festivo y mariano, amaneció con sus mejores galas echándose a la calle, para con filial amor y devoción acompañar a la Virgen, que desde las seis de la tarde, fue saliendo de su santuario franciscano y poniéndose en mano de sus hijos queridos, adentrándose en el cariño de su pueblo, pues los chipioneros costaleros y capataz, José Antonio, que con sumo arte, devoción y entusiasmo por hacer su trabajo bien hecho, a ellos se unían toda Chipiona.

Dios se acercó a Chipiona a través de María, porque Dios propone su Reino a nivel personal y comunitario. Santa María de Regla estaba ya con su pueblo. El paso de plata de la Virgen fue tomando la avenida de Regla, solemnemente entre la multitud de oraciones y avemarías. Cuánto fervor. Cuántos recuerdos entrañables, al paso de la «Morenita».

En la entrada de la patrona, tanto la plaza del humilladero, como la explanada de su Santuario, aguardaban una gran multitud, más gentes que otros años. Impresionante el adiós de la Virgen a su pueblo. Muchos aplausos, vivas, cantos y un rosario de bendiciones, brotadas desde lo mas profundo de los miles de corazones, que la entregaban de nuevo a los custodios franciscanos.

Chipiona tiene un regalo muy especial en su Madre de Regla. Ella rodeada de 1.460 nardos, daba al conjunto aires de la orfebrería sevillana. Son los nardos de suave olor regalado a sus hijos. Ella es el faro y guía de todos los que la veneran que reciben a cambio el afecto y el cariño de la patrona de Chipiona.

Galerías: