Una eucaristía en la Parroquia Vaticana y Castrense de San Francisco sirvió ayer como despedida de nuestra ciudad de las monjas que durante tantos años han estado al cargo del albergue de San Vicente de Paúl en una labor de asistencia sin parangón. 

La celebración eucarística, que estuvo presidida por el Vicario General de la Diócesis el Rvdo. P. Fernando Campos, y junto a él otros sacerdotes sirvió como emotiva despedida de estas religiosas en un acto al que acudieron un buen número de isleños que quisieron mostrar el cariño y gratitud por el trabajo realizado al servicio de los más necesitados. 

Al finalizar la eucaristía se entregó un cuadro como recuerdo de su paso por nuestra ciudad. (ISLAPASIÓN).

Galerías: