Uno de los ángeles de La Roldana que el restaurador José Miguel Sánchez Peña había echado en falta en la Catedral de Cádiz así como otras otras piezas de valor fueron retiradas el pasado lunes del taller del escultor isleño Juan Carlos García Díaz sito en la carretera de Camposoto. 

Allí se personaron en la jornada de ayer efectivos de la Brigada de Patrimonio Histórico de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) para que se llevara a cabo la entrega de las piezas por parte de este artista que tiene en su haber entre otros la realización de la imagen de Santa Elena, Santa Cecilia y la Esperanza de la Oliva -en lo que a imaginería se refiere- y los pasos de las hermandades isleñas de Gran Poder, Redención y parte de la talla del de la hermandad letífica de Santa Elena en cuanto a la talla de pasos procesionales. 

Los tres restantes ángeles que completan este conjunto escultórico también fueron recuperadas por la Policía. En este caso estaban en posesión del conocido cofrade y empresario chiclanero Jesús Romero Montalbán. 

Romero Montalbán, vicepresidente de la Asociación de Empresarios de Chiclana, es una persona muy ligada al mundo cofrade chiclanero. Fue presidente del Consejo Local de Hermandades, perteneciente a la junta de la Hermandad Humildad y Paciencia, así pregonero de la Semana Santa de Chiclana y comisario del II Centenario de la Iglesia Mayor de Chiclana. 

Además de las figuras de los ángeles en el taller del isleño Juan Carlos García Díaz se encontraba la figura de un profeta -de más de medio metro de alto y posiblemente del siglo XVII- y dos ángeles sedentes atribuidos al escultor genovés Domenico Giscardi. Todo, parece ser, formaba parte de un altar eucarístico que se instalaba en la Catedral. (ISLAPASIÓN).