La Hermandad de Medinaceli ponía su Cruz de Guía en la calle cuando aún la Hermandad de Afligidos no había terminado de pasar por delante del primer templo parroquial. Este incidente, detallado en la crónica de la salida de la Hermandad de Afligidos, no impidió que los pasos de Medinaceli y Trinidad transitaran dentro de su horario por las calles del centro de la ciudad.

El acompañamiento musical tanto en el paso de Jesús Cautivo como en el del palio de la Virgen de la Trinidad gustó y mucho por su variedad -las cornetas tras el primero de los pasos- y su calidad -el escogido repertorio tras el paso de palio-.

El cortejo en el que como cada año destacó la presencia de una amplia penitencia tras Jesús Cautivo, tomó de nuevo su habitual ritmo, cadente en el paso, tras cruzar las nuevas calles de su recorrido: General Serrano.

La cofradía volvió a llevar una vela dedicada a la donación de órganos bajo la campaña Lágrimas de Vida, y un carmelita descalzo se situaba en la presidencia de la Virgen de la Trinidad.

El fuerte viento hizo que la candelería del paso de palio no se viera encendida completamente durante la noche mientras que en el paso de Jesús Cautivo las tulipas dejaron ver en algunos momentos a la imagen del Titular cristífero totalmente alumbrado por esta nueva incorporación al paso dorado que cada año va mejorando en su aspecto. (ISLAPASIÓN).

Galerías: