La Isla son dos: Nazareno y Camarón. Muchas veces hemos escuchado este dicho, esta frase de la jerga popular que ayer se hizo forma. Y se hizo forma en la decimotercera jornada de la peregrinación de Jesús Nazareno por las parroquias, capillas y colegios religiosos con motivo del 250 aniversario fundacional de esta corporación nazarena.

Y se hizo forma en la jornada en la que el Regidor Perpetuo fue trasladado desde la Parroquia de San Marcos a la de Buen Pastor. A las siete de la tarde los cargadores del Nazareno solventaban la salida de la Parroquia de San Marcos, complicada, pero no el único momento en el que tendrían que esforzarse algo más en la jornada de ayer.

El cortejo, además del propio de la Hermandad del Nazareno, también estaba compuesto por representaciones de los grupos parroquiales de San Marcos como el de la agrupación parroquial de María Auxiliadora con su estandarte.

Mucho público en las calles próximas a esta parroquia, público que fue aumentando conforme la parihuela de Jesús Nazareno se aproximaba a la calle Carmen, a las callejuelas. Aquí un momento para la historia. Jesús Nazareno, el Señor de La Isla, ante la casa natal de Camarón de La Isla y como no podía ser de otra forma con un acompañamiento musical como fondo y una petalada como signo de júbilo entre los vecinos de la visita del Titular de esta cofradía.

La música al piano era de Francisco Fajardo que interpretó marchas procesionales como Bajo Tu Mirada, Jesús Nazareno, La Saeta o la composición Orobroy muy aplaudida por el público allí reunido.

En uno de los días de recorrido más largo el cortejo fue buscando la confluencia con la calle Buen Pastor donde la hermandad quiso tener un detalle con un vecino invidente que levantó la parihuela. No hace falta ver para creer, eso es la fe, esa es la fe en Jesús Nazareno.

De aquí el tramo más largo del día hasta llegar a la Parroquia de Buen Pastor donde muchos fieles se agolpaban en la puerta bastantes minutos antes de llegar el cortejo. 

Para que la parihuela entrara en este templo se tuvo que quitar la cruz a Jesús Nazareno para que una vez salvado el dintel volver a colocársela y entronizarlo junto al altar mayor del templo. 

Una nueva jornada, maratoniana jornada de tres horas de recorrido junto a Jesús Nazareno que concluyeron felizmente con la imagen del Regidor Perpetuo entrando en Buen Pastor. Otro día histórico para la hermandad, la ciudad y su gente. (ISLAPASIÓN).

Galerías: