Una nueva jornada junto a Jesús Nazareno. Una nueva forma de ver la devoción al Regidor Perpetuo de San Fernando. Y esta vez de nuevo un camino corto, en el centro de la ciudad, el último antes de emprender el camino hacia el otro lado del extrarradio de la ciudad.

A las siete de la tarde el cortejo que acompañaba a Jesús Nazareno salía de la coqueta capilla del colegio de la Compañía de María y tras una dificultosa maniobra lo hacía la parihuela con el Regidor Perpetuo en su duodécima jornada de peregrinación por San Fernando.

Tras el pequeño tramo de la calle Real el cortejo discurrió por el callejón Manuel de Arriaga, tradicionalmente conocido como callejón de los gritos, por el que cada Domingo de Ramos muchos cofrades se acercan al paso de la Hermandad de Humildad y Paciencia.

El resto del recorrido hasta la Iglesia de San Marcos, el nuevo destino de esta peregrinación, discurrió por calles próximas a esta parroquia en la que la comunidad parroquial esperaba para recibir al Señor de La Isla.

Con composiciones a piano y violín y las intervenciones de los representantes de los grupos parroquiales, así como del administrador parroquial el Rvdo. P. Gonzalo Núñez del Castillo finalizó una nueva jornada de peregrinación junto a Jesús Nazareno. Una nueva forma de ver la devoción al Regidor Perpetuo en cada barrio, en cada calle, en cada imagen, en cada instante. (ISLAPASIÓN).

Galerías: