Se cumplen diez días de la peregrinación de Jesús Nazareno por las parroquias, capillas y centros escolares religiosos con motivo de su 250 aniversario. Y la peregrinación llega al centro de la ciudad. Si ayer el Regidor Perpetuo descansaba en la capilla de la Estrella del colegio de La Salle en la que ha sido visitada por numerosos escolares en la mañana, hoy se ha trasladado hasta San Francisco.

Un traslado en el que la tónica general fue el discurrir pausado puesto que estaba prevista la entrada en San Francisco a las nueve de la noche y pasadas las ocho el cortejo ya había recorrido buena parte de la Alameda y se introducía en las últimas calles del recorrido.

Antes de todo esto y minutos antes de las siete y media de la tarde la familia lasaliana quiso ofrecer un obsequio en forma de artístico cuadro a la Hermandad del Nazareno así como la Hermandad de Cristo Rey entregó un broche de plata que fue prendido en la túnica del Señor de La Isla. 

Tras la entrega de obsequios se abrieron las puertas de la capilla como cada Domingo de Ramos para que el cortejo formado por los hermanos del Nazareno y de Cristo Rey emprendieran el itinerario previsto. Una vez pasado por Losada y el pequeño tramo de General Valdés se desembocó en la Alameda Moreno de Guerra donde el pregonero de la Semana Santa de 2018, Juan José Castiñeiras Bustillo recitó unos versos al paso de Jesús Nazareno.

Momentos muy bellos los que se pudieron admirar con el verdor de esta céntrica plaza de San Fernando como fondo y la tez oscura de Jesús Nazareno en primer término que fue portado un día más por la cuadrilla de hermanos cargadores así como por aquellos que han querido llevar sobre sus hombros al Regidor Perpetuo de La Isla.

El paso por las siguientes calles como decíamos a un paso algo más lento hasta desembocar en Real por Santísima Trinidad y llegar hasta la entrada de San Francisco donde esperaban las representaciones de las hermandades de Desamparados, Caridad y Expiración a las que se sumó la de Santa Elena que acompañó al cortejo desde la Alameda y la de Cristo Rey que acompañaba desde la salida.

Momentos también históricos en la entrada al templo al paso de los altares de Cristo Rey y Caridad primero y un guiño hacia la corporación hermana de Santa Elena ya que se llevó la parihuela de Jesús Nazareno hasta su pequeña capilla como gesto entre estas corporaciones.

Tras esto la parihuela se llevó hasta el presbiterio donde quedó situada en un lateral tras lo cual tanto el Hermano Mayor del Nazareno, Miguel Ángel Cruceira, y el párroco de San Francisco, el Rvdo. P. Gonzalo Núñez del Castillo, realizaron sendos discursos ante la presencia de Jesús Nazareno en la Vaticana y Castrense. 

Décimo día de peregrinación y cientos de momentos vividos junto a Jesús Nazareno. (ISLAPASIÓN).

Galerías: