El verde y blanco del Huerto se mezcla con el negro del luto, todo ello en un varal -el primero del testero izquierdo- del paso de palio de la Virgen de las Penas. Es la forma simbólica en la que la hermandad del barrio de la Ardila recordará al recordado cofrade isleño Ignacio Bustamante Morejón.

Son algo más de las once de la noche y en la iglesia de San Servando y San Germán todo esta listo. Los más jóvenes delante de los pasos miran a sus Titulares con la certeza del deber cumplido y los más pequeños apuran los últimos minutos antes de volver a casa y dormir soñando en un nuevo Domingo de Ramos.

La junta de gobierno plantea los que a priori serán los momentos más destacados de la salida. Los cofrades de Humildad y Paciencia rezan a sus Titulares antes de cerrar el templo. Tan solo a unas horas de despertar en un nuevo Domingo de gloria ardileño.

Antes de comenzar esta jornada la hermandad mediante su junta de gobierno ha querido dejar claro que no existe intención alguna de crear un grupo de acólitos propio de la cofradía. Guillermo Zuaza, hermano mayor, nos comenta "algunas personas -que no conocemos- han creado incluso hasta un espacio en una red social pero no tienen nada que ver ni con la hermandad ni nosotros queremos cambiar a las personas que hasta ahora realizan este trabajo dentro de nuestro cortejo".

Aclarado este malentendido que aún desde la propia hermandad no saben de donde ha salido solo queda descansar y esperar a la tarde del Domingo de Ramos. Barrio de la Ardila: Humildad, Paciencia y Penas. (ISLAPASIÓN).

Galerías: