La Virgen del Amor de la Hermandad del Gran Poder presidió en la tarde de ayer el rosario de antorchas que con carácter anual organiza esta cofradía penitencial.

Hermanos y fieles antecedían a la parihuela que era portada por miembros de la cuadrilla de hermanos cargadores de esta corporación sobre la que se podía ver a la Santísima Virgen ataviada con colores propios de este tiempo.

El rezo del Santo Rosario se desarrolló por buena parte de las calles de la feligresía a partir de las ocho y media de la tarde para concluir de nuevo en la Parroquia de la Sagrada Familia.  (ISLAPASIÓN).

Galerías: