La Virgen de los Desamparados de Cádiz recorrió en la tarde del pasado sábado en procesión las calles del casco histórico de la capital. Como ya ocurriera el pasado año, la procesión salió desde la parroquia de San Antonio, al seguir en obras la iglesia de la Castrense y no poder efectuar la procesión desde Santa Catalina.

A las seis y media de la tarde comenzó a discurrir el cortejo que recorrió el itinerario: San Antonio, Ancha, San José, Mina, Tinte, Sagasta, Benjumeda, Soledad, Navas, Vea Murguía, Cervantes, San José, Ancha y San Antonio. A su paso por Benjumeda, la Virgen visitó el convento de las Hermanas de la Cruz, como hace cada año la cofradía. 

El paso estuvo musicalmente acompañado de la banda Gailín, de Puerto Serrano, estrenándose como capataz José Antonio Rodríguez Dávila. (ISLAPASIÓN).

Galerías: