La Virgen de las Penas volvió en la mañana del domingo al templo de San Servando y San Germán del barrio de la Ardila tras permanecer una semana junto a los usuarios del centro UPACE de nuestra ciudad.

El traslado fue por el camino más corto entre el centro y la iglesia del barrio de la Ardila favoreciendo de esta forma que algunos usuarios acompañaran a la Santísima Virgen en este recorrido.

De esta forma por tercer año consecutivo se ha llevado a cabo esta iniciativa que une -además del Domingo de Ramos- a este centro y a los cofrades de la Hermandad de Humildad y Paciencia. (ISLAPASIÓN).

Galerías: