Minutos antes de las ocho y media de la mañana. Esta es la hora en la que la Virgen del Rocío se ha parado frente al Simpecado de San Fernando en su transcurrir por la aldea almonteña con motivo de su procesión anual.

Los rocieros de La Isla que quedaban al amanecer en la casa de hermandad y que a partir de algo después de las ocho de la mañana ya aguardaban en la plaza de Doñana, en las proximidades de la Casa de Hermandad de Gines, lugar en el que desde hace dos años esperan al paso de la Santísima Virgen.

Con algo de adelanto -si es que se puede considerar que esta procesión tiene horarios- la Virgen pasaba mientras el Simpecado de San Fernando se alzaba al igual que el Rvdo. P. Marco Antonio Huelga de la Luz que daba comienzo al rezo y los vivas a la Virgen.

Tras este momento efímero pero intenso el Simpecado de San Fernando volvía a la casa de hermandad para aguardar a la jornada de mañana martes en la que los rocieros isleños darán comienzo al camino de regreso a San Fernando. (ISLAPASIÓN).

Galerías: