Esperadísima su salida, esperadísimo su paso. Como ocurre con hermandades como Prendimiento o Gran Poder son muchos, bastantes, los cofrades que se arremolinan para ver salir esta cofradía y acompañarla durante todo el recorrido.

No es una fórmula exacta pero si es cierto que Tres Caídas ha dado con la tecla para unir varios factores que suelen tener el mismo resultado. Y ayer se pudo ver de manera tangible.

Eran algo más de las dos de la tarde -hora nada usual para ver cofradías en La Isla- y la plaza anexa a la Sagrada Familia registraba muchos cofrades que esperaban al misterio de la hermandad más joven de la ciudad.

En el interior del templo una visita especial, la del Ministro de Exteriores Alfonso Dastis, que durante la mañana estuvo acompañando en sus templos a algunas de las cofradías isleñas de esta jornada y que quiso culminar viendo la salida de esta cofradía.

Una cofradía que estrenaba ayer el ensanchamiento de su paso de misterio así como la talla de la canastilla frontal en un delicado trabajo que viene a mejorar este conjunto con las imágenes de Jesús Vidal.

El cortejo como decíamos lleva un acompañamiento en todo momento y el de la música -por la agrupación musical propia de la cofradía- se conjuga a la perfección con la cuadrilla de cargadores que derrocha isleñismo en cada levantá y trepá. 

Una hermandad de barrio que ayer vivió algo más de nueve horas en la calle con un recorrido que marca sus puntos claves en la trasera de la Iglesia Mayor y como no puede ser de otra forma al llegar a la Venta de Vargas junto a una gran espectación de cofrades y público en general. (ISLAPASIÓN).

Galerías: