La Hermandad del Prendimiento pasa por ser, año tras año, una de las más esperadas de toda la Semana Santa isleña. Y no es para menos. Al creciente número de hermanos que visten la túnica en la tarde del Martes Santo se le suma un amplio gentío que la espera en cada calle, en cada esquina, para apreciar los detalles de este cortejo que salió ayer de la Iglesia de San José Artesano.

El cortejo que recorrió parte del centro de la ciudad fue acompañado de multitud de público que aplaudió en muchas ocasiones las interpretaciones de las marchas tanto de la Agrupación Musical Lágrimas de Dolores como de la Banda de Música de la ACM San José Artesano.

La cofradía recorre esta parte del centro como preámbulo de los momentos más deseados que son los que comienzan al llegar al Parque Almirante Laulhé. El Pasaje Virgen del Buen Fin parece una romería con cientos de isleños apostados a ambos lados queriendo empaparse de esa primavera que florece en el parque junto a Jesús del Prendimiento y la Virgen del Buen Fin.

Huele a primavera, sabe a cofradía de barrio y se siente en cada trepá que va anunciando el encuentro de los Titulares de esta cofradía antes de encarar la subida de la cuesta hacia San José Artesano.

Una subida controlada gracias a la intervención de la policía -local y nacional- y la presencia de Guardia Civil que hace que estos momentos se puedan vivir sin sobresaltos ante tanta cantidad de espectadores. 

Todo salió como debía salir. Como quieren los hermanos del Prendimiento. Floreció la primavera en el Parque junto a Jesús del Prendimiento y la Virgen del Buen Fin. (ISLAPASIÓN).

Galerías: