75 años y una noche de Martes Santo para el deleite de los hortelanos. Y es que esta cofradía que vive desde hace unos meses la celebración de sus bodas de brillantes tuvo en la tarde-noche de ayer otro motivo mas para festejarlo.

El tiempo inmejorable, tarde de primavera auténtica, un cortejo amplio pero compacto y un público ávido de ver la segunda de las cofradías que salían por las puertas de la Iglesia de la Pastora.

Salió la Cruz de Guía y sonó "La Oración del Huerto" en referencia a este aniversario que se celebra en este 2018. Largas filas de penitentes blanquiverdes que se pararon cuando en el interior del templo sonó el llamador. La plaza llena y a la espera. Salieron los ciriales, esos nuevos que la cofradía mediante su Grupo Joven ha añadido al extenso patrimonio que ya tiene. 

Y salió el paso de misterio con el acompañamiento de la Agrupación Musical de la Fuensanta de Morón que mantuvo el nivel de años anteriores. El paso se perdía por la calle Marconi para que las nuevas secciones de penitentes antecedieran al paso de la Virgen de Gracia y Esperanza Coronada.

La plaza enmudecía -y mira que es difícil en La Isla- cuando los rayos de sol de la tarde se reflejaban en el verde palio de la Virgen del Huerto. Sonó la marcha de este 75 aniversario por parte de la Banda de Música Fernando Guerrero de Los Palacios que, al igual que el Lunes Santo, volvió a demostrar su buen estado de forma.

Desde la Pastora hasta la Carrera Oficial haciendo buenos los tiempos de encajes con la Hermandad de la Caridad a la salida y entrada en este céntrico punto. Todo marchaba bien. Y así fue hasta el punto álgido de esta cofradía en su estación de penitencia: la calle Ancha. Y es que hasta una hora antes de comenzar a bajar el primero de los pasos ya algunos cofrades se apostaban en las aceras para vivir estos momentos.

Momentos que aunque repetidos cada año se hacen únicos cuando Jesús de la Oración en el Huerto y María Santísima de Gracia y Esperanza Coronada bajan esta arteria de la ciudad en la que ayer junto al olor a azahar se perfumó de momentos cofrades de gran belleza.

La Hermandad del Huerto volvía a la Pastora y con ella todo el barrio. La recogida en cambio fue el único punto negro. Nadie queda conforme. Ni es un encuentro como tal ni se recogen los pasos uno y después otro. En definitiva un híbrido que no llega a convencer a ninguno. Lo que si convence a La Isla cofrade es el transitar de esta cofradía. 

La hermandad de barrio por excelencia de nuestra ciudad, el Huerto en la calle un año más y a la espera de esas dos salidas extraordinarias que llegarán en este 2018. Martes Santo de extraordinario preludio. (ISLAPASIÓN).

Galerías: