La Hermandad de los Desamparados como cada año celebró en la jornada del Sábado de Pasión el tradicional Besapié al Santísimo Cristo de la Sangre con el que comienza una jornada precedida por el traslado del primero de sus pasos a la capilla de la Virgen de los Desamparados.

El Besapié congregó a un buen número de cofrades durante toda la jornada siendo clausurado a las nueve de la noche con el inicio del Vía-Crucis que presidió la imagen que tallara Alfonso Berraquero García.

El Vía-Crucis -el último de los que se celebran en la ciudad en Cuaresma- ha sido el segundo que se ha podido celebrar por las calles tras el de Tres Caídas que, como particularidad, era el primero en celebrarse en toda la Cuaresma si no contamos el que organizó el Consejo de Hermandades que también se celebró en el interior del templo.

Una vez finalizado el Vía-Crucis el Santísimo Cristo de la Sangre -que fue portado por su cuadrilla de hermanos- fue entronizado en su paso de cara a un nuevo Viernes Santo. (ISLAPASIÓN).

Galerías: