El último de los Vía-Crucis programados para la jornada del Viernes de Dolores también se quedó dentro del templo por la lluvia. El Santísimo Cristo de la Expiración no salió a las calles de la feligresía para presidir este piadoso acto que con carácter anual celebran los cofrades de esta corporación.

El rezo se hizo en el interior de la Castrense realizando tras la decimotercera estación la subida del Santísimo Cristo a su paso. Tras esto se leyó la última de las estaciones por parte del Hermano Mayor de la corporación, David Gutiérrez, tras lo cual tomó la palabra a modo de meditación el pregonero de la Semana Santa de 2018, Juan José Castiñeiras Bustillo.

De esta manera tanto la Virgen de la Esperanza como el Santísimo Cristo de la Expiración ya se encuentran en sus respectivos pasos esperando una nueva salida procesional en la noche del Jueves Santo. (ISLAPASIÓN).

Galerías: